Funciones y beneficios del concentrador de oxigeno portátil

El concentrador de oxígeno portátil consiste en un dispositivo que, como su nombre lo indica, es de tipo portátil, especialmente indicado para suministrar oxígeno a las personas que dependen de oxígeno con una pureza mayor a los niveles presentes en el ambiente. Este dispositivo es muy semejante a un concentrador de uso para el hogar, aunque es de un tamaño menor y más fácil de ser transportado, por lo que no limita el estilo de vida y las actividades de la persona que lo utiliza, ya que el concentrador portátil posibilita a los pacientes viajar de manera libre, ya que es pequeño, lo suficiente como para poder ser llevado en un auto, además están aprobados para su transporte en un avión.

El concentrador de oxígeno se desarrolló en la década de los 70’s, sin embargo la primera generación de estos dispositivos era poco confiable, grandes y no se permitía su uso dentro de aviones; posteriormente, ya entrando en el nuevo milenio, los fabricantes empezaron con el desarrollo de versiones transportables, y desde entonces se ha mejorado la fiabilidad constantemente y en nuestros días producen entre uno y seis litros de oxígeno por minuto. Cabe añadir que pueden alimentarse por medio de electricidad de red, por una batería recargable, o en la red de bajo voltaje de los autos.

concentrador de oxigeno portatil

Ahora bien, ¿Cómo funcionan? Los concentradores portátiles operan con el mismo principio que los concentradores domésticos, es decir, a través de la adsorción oscilante de presión. La atmósfera cuenta con alrededor de 20% de oxígeno y 79% de nitrógeno; el porcentaje restante consiste en una mezcolanza de otros gases. Un compresor interno de aire fuerza a este último mediante un sistema a base de filtros químicos llamado tamiz molecular, dicho filtro está conformado por zeolita, es decir por gránulos de silicato, los cuales atraen (por medio de la adsorción de enlazamiento molecular) a las partículas de nitrógeno sobre sus superficies, así como de oxígeno; con esto se filtra el nitrógeno presente en el aire, logrando concentrar el oxígeno. Parte del oxígeno que es producido se emite a los usuarios, otra es retroalimentada a una presión reducida a los tamices, con el fin de eliminar el nitrógeno que se haya acumulado, preparando así el gránulo para los siguientes ciclos. Por medio de este proceso, el sistema puede producir hasta el 96% de pureza de oxígeno de manera consistente. Los últimos modelos pueden alimentarse con los suministros eléctricos y paquetes de baterías, lo que libera a los pacientes de usar cilindros, entre otras soluciones actuales que representan un límite de tiempo, peso y tamaño.

La mayoría de los sistemas de concentración en la actualidad brindan oxígeno bajo demanda, es decir en una entrega de pulso. El sistema emite una concentración alta de oxígeno y se emplea con una cánula nasal para suministrar tal elemento a los pacientes. Entre los beneficios cabe mencionar que posibilitan que los pacientes con terapias crónicas de oxígeno puedan mantener su independencia y movilidad a lo largo de sus actividades diarias, pero no es el único, a continuación les contaremos de algunos otros beneficios de usar un concentrador de oxígeno portátil:

  • Permite a los usuarios emplearlo las 24 horas del día, lo que ayuda a aumentar su supervivencia y mejorar su calidad de vida.
  • Ayuda a optimizar la tolerancia a los ejercicios, al permitir que los pacientes hagan ejercicio por más tiempo.
  • Ayuda a incrementar su resistencia en las actividades cotidianas.
  • Brinda libertad para viajar fácil y a la ligera, ya que no es indispensable con ello cargar con pesados tanques de oxígeno.
  • Posee una variedad de usos comerciales.

Los concentradores de flujo pulsado son los modelos más pequeños, no son más grandes que un maletín, ya que llegan a pesar de dos a tres kilogramos aproximadamente. Estos emiten oxígeno solo cuando inhalan los pacientes, evitando así los desperdicios de oxígeno en las exhalaciones. Su potencial para mantener oxígeno es crucial para conservar las unidades compactas sin que se sacrifique la duración del suministro. Las bolsas delgadas de transporte mejoran la flexibilidad con el fin de llevar las unidades a casi cualquier sitio, inclusive a 10,000 pies de altitud, siempre y cuando haya tiempo suficiente de funcionamiento de la batería o fuente de electricidad.

La consideración más importante para los concentradores es su capacidad para brindar oxígeno suplementario preciso para alivianar la deficiencia de oxígeno o hipoxia durante las rutinas diarias. Entre otras variables se incluyen el porcentaje de oxígeno, el número y el aumento de configuraciones para que el flujo de oxígeno pueda ajustarse y la capacidad de la batería, así como las opciones para recargar.

Pese a que los concentradores del tipo portátil son una buena opción para pacientes activos, se recomienda buscar la ayuda de especialistas, así como prescribir el flujo correcto de oxígeno y escoger el dispositivo que se adapte mejor a las necesidades de cada paciente. Cabe agregar que las unidades bajo demanda no se sugieren generalmente para personas con apnea del sueño, las cuales requieren de una mascarilla CPAP. Para otros, en el uso nocturno del dispositivo, se sugieren tecnologías que detectan las respiraciones lentas de los usuarios durante el sueño y ajustan en consecuencia el bolo o el flujo.

En Inogen México encontrarán el mejor concentrador de oxígeno portátil, pues nos encargamos de distribuir productos de la marca más reconocida a nivel mundial de concentradores: Inogen One. Cada una de las unidades que ofrecemos es transportable, por lo que pueden llevarla a cualquier sitio, asimismo, no hace falta cargar con objetos extra pesados; cada producto que entregamos lleva garantías en caso de encontrar alguna anomalía, lo cual es casi nulo, debido a la calidad de los dispositivos de la marca Inogen. Ahora que conocen el funcionamiento y beneficio de un concentrador portátil, no olviden contactarnos para mejorar su calidad de vida o la de una persona que lo necesite.