Este cinco de Abril se conmemora el Día Internacional contra el Cáncer de pulmón, por lo que queremos aprovechar para hablar sobre los factores de riesgo de este cáncer para concientizar a la población y animarlos a cambiar sus hábitos antes de recibir tratamientos, como quimioterapia, radioterapia, medicamentos u oxigenoterapia mediante un generador de oxígeno portátil.

¿Qué son los factores de riesgo para el cáncer de pulmón?

Se refiere a todo lo que incrementa las posibilidades de presentar cáncer. Cada tipo de cáncer tiene distintos factores de riesgo. Usualmente, se dividen en aquellos que pueden cambiarse, que no pueden cambiarse y que su impacto no está confirmado completamente. Contar uno o varios de ellos no implica que tendrán la enfermedad, además hay pacientes afectados con pocos o ninguno de los factores reconocidos. Mencionaremos a continuación aquellos que sí pueden cambiarse y se relacionan con el cáncer pulmonar.

Humo del tabaco

Fumar es el factor más relevante. Cerca del 80% de las muertes ocurren por el tabaquismo, y el porcentaje aumenta para el cáncer de pulmón microcítico. Es poco común que los no fumadores presentan esta enfermedad, además el riesgo de padecerlo es mucho más probable para fumadores que para no fumadores. Dejar de fumar puede evitar el problema, además cuanto más tiempo y más cigarrillos se consumen al día, mayor será el riesgo.

Las pipas y los puros tienen casi la misma probabilidad de provocar cáncer que los cigarrillos. Además los cigarrillos «light» o con bajo contenido de alquitrán son igualmente riesgosos. Lo mismo aplica para los tabacos mentolados, debido a que el mentol provoca inhalaciones más profundas del tabaco. Es común que los pacientes fumadores utilizan un generador de oxígeno portátil, debido a los problemas para respirar implicados en el cáncer pulmonar.

Humo de segunda mano

Las personas que no fuman, pero que respiran humo de tabaco o de segunda mano, pueden también desarrollar cáncer pulmonar y requerir un generador de oxígeno portátil. Se cree que dicho humo provoca hasta 7,000 defunciones al año, que se relacionan con el cáncer de pulmón.

Exposición a radón

Cuando se descompone el uranio en rocas y suelo, se origina naturalmente un gas radioactivo llamado radón, que es invisible e inodoro. La Agencia de Protección Ambiental  (EPA) menciona que el radón es el segundo causante de cáncer pulmonar en EE. UU. Hay muy pocas cantidades de este gas en el exterior, que no resultan peligrosas, no obstante puede concentrarse en interiores y, al exponerse los pulmones a ligeras cantidades, aumenta el riesgo de cáncer.

Exposición a asbesto

La asbestosis es una enfermedad causada por la exposición a asbesto, que puede complicarse y derivar en cáncer de pulmón u otras enfermedades, como EPOC, que puede tratarse con oxigenoterapia. Quienes trabajan con asbesto, como en fábricas textiles, minas, molinos, astilleros, entre otros, tienen altas probabilidades de padecer cáncer pulmonar.

Pueden también desarrollar mesoteliona, que es un tipo de cáncer iniciado en la pleura, es decir, la membrana que rodea a los pulmones. El asbesto está prohibido en más de 50 países, no obstante en México y varios países latinoamericanos aún se usa, lo que es perjudicial para muchos trabajadores. También hay asbesto en muchas viviendas y antiguas estructuras, aunque, comúnmente, no se considera perjudicial si no está disperso en el aire.

Exposición a agentes cancerígenos en entornos laborales

Las áreas laborales son focos de riesgos para el personal si cuentan con los siguientes agentes cancerígenos:

  • Minerales radiactivos, por ejemplo, el uranio.
  • La inhalación de ciertos químicos causa cáncer, como berilio, cadmio, arsénico, sílice, compuestos de níquel o cromo, cloruro de vinilo, gas mostaza o productos de carbón.
  • Sustancias de la combustión del diésel.

Recientemente, los gobiernos e industrias toman medidas para proteger al personal ante exposiciones; sin embargo, hay aún riesgos, por tal motivo, si operan en entornos con los agentes señalados, sean cuidadosos y eviten la exposición en la medida de lo posible para evitar el cáncer y tratamientos, cómo usar un generador de oxígeno portátil.

Consumo de suplementos alimenticios

Hasta el momento, no han sido muy útiles las investigaciones sobre el papel de los suplementos vitamínicos en la reducción del riesgo de cáncer pulmonar. No obstante, hay dos estudios que descubrieron el incremento del riesgo de cáncer, debido al consumo de suplementos de betacaroteno. Tales investigaciones sugieren que los fumadores no deben consumir dichos suplementos.

Si atraviesan por este problema o tienen algún familiar con cáncer pulmonar y dificultades para respirar, adquieran un concentrador de oxígeno Inogen One con los expertos de Inogen México. Para más información, comuníquense al (55) 6992 8350, (55) 5602 6944, (55) 3727 0946, (55) 2561 3271 o completen el formulario disponible en nuestro sitio web.

Entradas recomendadas