A la par del pernicioso hábito del cigarrillo, en México se ha extendido una moda que ya está teniendo un impacto negativo entre la población adolescente y con un alza de las enfermedades respiratorias que amerita el uso de un concentrador de oxígeno portátil. Se trata del “vapeo”, que es un verbo para los adolescentes; y, en la actualidad, los mexicanos lo asocian con el consumo de nicotina mediante el uso del cigarrillo electrónico.

Un problema en cifras

Numerosos organismos nacionales e internacionales, así como investigadores de todas partes del mundo, han abordado el tema a profundidad y han emitido alertas, en pro de crear conciencia en torno al uso de los vaporizadores, pero la moda continúa y el daño que produce en la salud es ineludible; de hecho, los cigarrillos electrónicos se han convertido en tema de debate en el país durante las últimas semanas, después de que el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias advirtiera que hay un brote de daño pulmonar.

Asimismo, un informe de la última Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco estableció que, en México, el 6,5% de la población con edades que oscilan entre los 12 y los 17 años admitió haber probado el cigarro electrónico y, de esta tasa, al menos 160 mil adolescentes afirmaron ser consumidores activos.

Su efecto en la salud

A largo plazo, muchos adictos desarrollan patologías cardiorrespiratorias que requieren del uso de oxígeno portátil para mejorar el cuadro clínico, entre las que figuran la EPOC y la apnea del sueño. Y a pesar de que este dispositivo se abrió paso en el mercado porque se pensaba que era una alternativa mucho menos dañina que el tabaco común, médicos que participaron en el Cuarto Congreso de Intervención e Investigación de Tabaquismo en México, en 2018, afirmaron que los vaporizadores perjudican a los pulmones.

El vapor de la nicotina, inhalado a través de un vaporizador, genera partículas de hierro, estaño, níquel y cromo, que son sustancias tóxicas, e incluso hay emisiones de materiales corrosivos, como la cerámica, plástico, caucho, fibras de finalmente y espuma; por lo tanto, no es de extrañar que el cigarro electrónico genere crisis cardiovasculares, algunas potencialmente mortales, ya que la nicotina propicia los infartos al miocardio.

Si ustedes se cuentan entre los afectados por el consumo de tabaco, en Inogen México tenemos el compromiso de ayudarlos a sobrellevar su condición, ofreciéndoles el mejor generador de oxígeno portátil. No esperen más y soliciten asesoría, llamando a los teléfonos: (55) 69928350 – (55) 56026944 o llenando el formulario de contacto.

Entradas recomendadas