Antes de adquirir un concentrador de oxígeno Inogen One o un tanque de oxígeno líquido, deben conocer los pros y contras de cada sistema. En la entrada anterior comentamos las características de los tanques de O2, cuyo mayor inconveniente es que deben rellenarse cada cierto tiempo, para lo cual se deben llevar con un proveedor autorizado que cuente con las herramientas y materiales necesarios, lo que puede aumentar de manera significativa el costo de este sistema.

Por otra parte, los generadores de oxígeno portátiles tienen la ventaja de que no requieren tanques de oxígeno ni recargar el elemento. Esto se debe a que el dispositivo funciona al tomar el aire del ambiente y elimina los elementos, como el nitrógeno y el argón, para poder suministrar el oxígeno puro en una concentración aproximada del 96 por ciento.

Ya que no requiere un depósito de almacenamiento de O2 a presión, son más livianos, menos incómodos y les dan una mayor independencia, comodidad y movilidad. Sin embargo, las unidades deben generar su propio oxígeno, lo que puede suponer una carga adicional para la unidad, por lo que, a pesar de contar con las mejores baterías, suelen tener una duración no superior a ocho horas. Aunque pueden tener una fuente de alimentación continua gracias a los adaptadores para automóviles o electricidad.

A pesar de ello, el concentrador de oxígeno portátil representa un costo menor que los tanques, por lo que son los más elegidos por las personas que tienen necesidades de un suministro de oxígeno. Para adquirir los mejores, comuníquense con los especialistas de Inogen México vía telefónica o por WhatsApp.

Contamos con los mejores modelos, diseñados para todas las personas y que les permitirán vivir una vida libre sin las preocupaciones de quedarse sin oxígeno o que limite sus actividades, como el tomar un vuelo. Inogen One G3 son los mejores concentradores que pueden encontrar en el mercado.

Entradas recomendadas