Los concentradores de oxígeno Inogen One son los mejores que hay en el mercado, sin embargo, muchas personas aún no se convencen por cambiar el oxígeno líquido por un concentrador o no saben cuál es la mejor opción para ellos cuando su médico les indica que requieren oxígeno después de ser diagnosticados por condiciones médicas, sobre todo a edades tempranas.

En la actualidad, es importante contar con equipos livianos para la oxigenoterapia, lo que promueva la movilidad entre los pacientes. El diseño de tanques más livianos, equipos de administración y suministro menos invasivos y tener una mayor cantidad de oxígeno son características que cada día son más importantes para mejorar el cuidado y la calidad de vida de los pacientes.

A continuación, les comentaremos las principales diferencias, beneficios y desventajas entre un concentrador de oxígeno portátil y los tanques de O2. Si bien, ambos tienen sus propios beneficios e inconvenientes, los concentradores se han vuelto una opción cada vez más preferidas entre los pacientes, por sus características y portabilidad.

El O2 líquido se almacena en pequeños tanques y se comprime a -149° C para que permanezca en este estado y se transforma en oxígeno gaseoso cuando se caliente a temperatura ambiente. Un litro de oxígeno líquido puede ofrecer un aproximado de 860 litros en su forma gaseosa. Los tanques se pueden encontrar en una amplia variedad de tamaños, desde los más grandes para uso fijo en hogares, hasta los más pequeños que son portátiles.

Los tanques que son relativamente pequeños y más livianos que otros tipos de oxígeno comprimido, por lo que pueden tener varios en la disposición. Sin embargo, limitan el movimiento de los pacientes, además que deben rellenarse cada que se terminen, por lo que representan un gasto más constante.

Para conocer más sobre el generador de oxígeno portátil y sus ventajas sobre el oxígeno líquido no se pierdan la siguiente parte de este post. Pueden comunicarse con nosotros vía telefónica o por WhatsApp para adquirir los mejores modelos.

Entradas recomendadas